Ante la esperada partida de doña Giusepinna, madre de Beatriz, Vilma, Regina y Laurita, las hermanas se reúnen una corta temporada, pues hay herencia a disponer: la casa, muebles y menaje familiar serán vendidos o repartidos.

Bueno, este es el pretexto del que dispone el brillante autor brasileño Miguel de Falabella, conocedor de la psicología femenina, y que nos sacudirá cerca de dos entretenidas horas con esta tragicomedia que nos muestra la intolerancia aceptada y la sinceridad cuestionada, tan frecuentes en nuestra estereotipada realidad.

Los personajes se mueven a un ritmo mágico, entre anhelos, frustraciones, chispeantes anécdotas y hasta secretos ignorados, mas bien, mal disimulados, es decir, todo un repaso de los recuerdos que han sellado sus vidas.

No obstante; la madurez emocional, los corazones abiertos y el recuerdo de la mama, las libera al fin de toda duda, convencidas de que ese amor de hermanas, las hará sonreír a la distancia y en la evocación de repetir con nostalgia.......